lunes, 12 de enero de 2009

El día que un actor lloró de alegría

Bueno, no sabía cómo titular esta entrada.
Acabo de ver la reacción de Kate Winslet por recibir el Globo de Oro y, Dios, no he podido quedarme indiferente.

En esta vida hay dos tipos de personas, (además de los que entretienen y los que observan) los que disfrutan de su trabajo y de los que no. Esta chica ama su trabajo y se nota. Llega a ser otra actriz y le daría igual, seguramente ni acudiría.

Esto es un ejemplo de constancia y amor al arte, y cómo ello da sus frutos... de una manera u otra, pero los da. Enhorabuena Kate.


1 comentario:

Guille dijo...

kate es increible. se lo merecia MUCHISIMO.